LA VIRGEN DEL MARTIRIO ¿PATRONA DE LAS ALPUJARRAS?

          Estas notas sobre la historia de La Virgen del Martirio, no tiene otra pretensión que aportar algo de luz sobre la consideración de que esta advocación mariana de la población de Ugíjar en la comarca de La Alpujarra granadina, se le pueda poner además el apelativo de Patrona de La Alpujarra, y sobre los antecedentes históricos sobre el asunto.
Fotografía de la imagen de la obra del P. Hitos
 publicada en 1935

ANTECEDENTES HISTÓRICOS SOBRE EL NOMBRE.
           
            Indagando un poco en la historia, podemos decir que la imagen denominada hoy Virgen del Martirio, tenía otro/s nombres antes de la denominada rebelión de los moriscos de 1568, aunque no está claro cual era hasta época cuando diríamos que se hace famosa.

            En la Historia eclesiástica de Granada de Justino Antolínez de Burgos, en el [Capítulo XIX] (Mártires de la Alpujarra. 1) apartado sobre  “Uxíxar del Apuxarra”, dice: 

“Cobraron esos animosos soldados con este pregón nuevo brío para morir en defensa de la fe; y, confiando poco en sus fuerças, por ser débiles y flacas, se aprovecharon de las divinas; y, bueltos a una imagen[1] de la sacratísima Reyna de los Angeles, destroçada y medio quemada por aquellas infernales manos,”

            Como se puede ver en la nota a esta cita, podría ser que se llamara en principio de la Concepción o del Rosario.

            Otra obra que coincide con estos nombres es la obra del padre jesuita Francisco A. Hitos[2], Mártires de la Alpujarra en la rebelión de los moriscos (1568), donde dice:

“Una imagen de Nuestra Señora que unos dicen era de la Concepción y otros con más probabilidad por tener el Niño Jesús, del Rosario, atraía siempre en Ugíjar las miradas de muchos devotos, que se encomendaban a ella en sus necesidades” [3]

Igualmente en la obra de Escolano Ledesma (1671), se habla de:

“Tenían al tiempo de esta rebelión en el altar mayor una imagen de Nuestra Señora, de talla, que llamaban del Rosario y otros de la Concepción, pero después de los maltratamientos y ultrajes que hicieron con ella la llamaron del Martirio...”[4]

            Por lo tanto podemos decir que hasta la rebelión de los moriscos, se le denominó con una de  las advocaciones siguientes: o Virgen del Rosario, o de la Concepción.

LA REBELIÓN DE LOS MORISCOS (1568)
Cubierta de la edición de Madrid,
 del año 1935


            Cuando un autor se desvive en defender unas ideas o posiciones afanosamente, se le puede llamar apologeta. Esta posición era muy común en los autores que escribían obras sobre teología o creencias hasta mediados del siglo XX, éste es el caso del Padre Hitos, autor de la obra antes reseñada, que habla sobre los mártires de La Alpujarra.

            El profesor Barrios Aguilera en su muy buen Ensayo introductorio[5] a la reedición facsímil de la obra de Hitos, que hizo la Universidad de Granada en 1993, nos dice, con respecto al trato apologético de los temas históricos:

            “Los glosadores han visto los hechos desde dos perspectivas igualmente poco creíbles:
            a) la apologética, de clérigos interesados en la vindicación de sus gracias para la iglesia de Cristo;
            b) La acrítica, de los eruditos locales, obsesionados en dorar los blasones de los lugares en que los mártires vivieron o que regaron con su sangre.”[6]

           
Portada de la reproducción facsímil
de la Universidad de Granada en el
año 1993
            Sea como sea, yo no quiero entrar en ninguna disquisición al respecto, sino dejar aquí constancia de lo que dijo el P. Hitos en su obra, (para los que no la conozcan) de la que dedica un capítulo completo a la Virgen del Martirio. Primero se habla de lo que sucedió con la imagen, y a continuación de como fue descubierta la imagen 27 años después de los hechos narrados:

“A vuelta de todo esto la había acuchillado ya en la misma iglesia, con lo que, de no ser invulnerable, fuerza ara también que hubieran saltado ya muchas astillas; y si esto era en el rostro, que, sin duda alguna, como lugar más sagrado, sería lo preferido para la profanación, no se podía evitar que éste quedara maltrecho por diversas partes, y aún desapareciera toda la figura, dado lo poco que es necesario para que la cara de una imagen sea deformada y aun desaparezca todo rastro de las facciones, ya que es esto cosa tan delicada.”[7]

“En cuanto al modo cómo se vino a descubrir la imagen, otra vez hay también dos versiones, y la dos autorizadas...”

“Pues bien, acerca de la Virgen, D. Tomás Salcedo dijo que habiendo disminuido con el tiempo el agua del pozo, que antes había sido tan abundante que se tocaba con la mano, entró un peón a limpiar el pozo y encontró la imagen.”[8]

“Podemos, pues, sentar como hecho fuera de duda que la Virgen fue arrojada al pozo, que allí permaneció un tiempo que oscila entre 27 ó 30 años, y que del pozo fue sacada al cabo de esos años para ser restituida a su primitiva iglesia, a la que vuelve ya con otro nombre, el de la Virgen del martirio, muy justificado por cierto como acabamos de ver...”[9]

            En las páginas siguientes el P. Hitos nos detalla como se fija la fecha de la celebración de la fiesta, las disposiciones del Ayuntamiento al respecto, y el incremento que adquiere la fiesta con el tiempo, y bastantes más detalles al respecto.

            CONCLUSIÓN

            Después de revisar y rebuscar un poco, la denominación de “PATRONA DE LA ALPUJARRA”, solamente he podido encontrar una sola cita al respecto y como no podía ser menos en la obra ya citada del Padre Hitos, después de glosar los milagros, favores, devoción, y tradición al respecto dice:

“Y esta es la gracia que humildemente pedimos a la Virgen del Martirio, Patrona de la Alpujarra; que no permita permanezcan por más tiempo ignorados y encubiertos en la obscuridad del olvido aquellos devotos suyos, que tan bien merecido tienen figurar ya en el catálogo de los Santos Mártires, de los que la Iglesia reza en sus festividades”[10]

            También en la edición de 1935 de Madrid, en el reverso de la ilustración publicada de la imagen de la Virgen el Martirio aparece esta inscripción:



            Por todo ello, solamente puedo decir que sea o no sea la patrona, se le haya nombrado o no se le nombre  “PATRONA DE LA ALPUJARRA”, la devoción a ésta advocación mariana, es grande en la zona de Ugíjar, y probablemente en algunos pueblos más, ya que la fe no entiende de divisiones territoriales, aunque históricamente la cuestión no solamente no esté documentada, sino que probablemente no deja de ser un deseo de los creyentes, que lo veo muy lógico. Históricamente no hay datos de esa designación de “PATRONA DE LA ALPUJARRA”, aunque creo que esa designación corresponde (como cuestión de fe) a las autoridades eclesiásticas de la diócesis.

            Por último reseñar que el libro citado del padre Hitos y publicado por la Universidad de Granada en 1993, es una obra fundamental para entender un poco más, la historia de nuestra ALPUJARRA, muy interesante tanto en el texto como por el tabajo de edición e introducción del Profesor Manuel Barrios Aguilera.






[1]ANTOLÍNEZ DE BURGOS, Justino. Historia eclesiástica de Granada. Introducción, edición, notas e índices por Manuel Sotomayor. Granada. Granada: Universidad de Granada, 1996, p. 262.
      En la nota c, citando a Luis de Viana, se dice: “Notese que de esta imagen dice el P. Torres que algunos dicen se intituló del Rosario, y otro de la Concepción, y que acaso unos y otros dicen bien, porque en el tiempo de la fundación del convento de San Francisco de Uxíxar, se havía ya erigido una Congregación de Granada, desde el año segundo o tercero en que se ganó a los moros, con título de la Congregación de la Concepción de el Rosario de Nuestra Señora, y de aquí pudo proceder la advocación con ambos nombres.”
[2]HITOS, Francisco A. (S.J.). Mártires de la Alpujarra en la rebelión de los moriscos (1568). Madrid : Apostolado de la Prensa, 1935
[3]HITOS, Francisco A. (S.J.). Ob. cit. pág. 182-183
[4]VIZUETE MENDOZA, J. Carlos: Nuestra Señora del Martirio de Ugíjar (Granada): Origen, voto y fiesta en Advocaciones Marianas de Gloria, San Lorenzo del Escorial, 2012. En Internet: dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4063504

[5]HITOS, Francisco A. (S.J.). Mártires de la Alpujarra en la rebelión de los moriscos (1568). Ensayo introductorio, MANUEL BARRIOS AGUILERA. Edición facsímil de la edición de 1935. Granada: Universidad de Granada, 1993. Es de destacar este ENSAYO INTRODUCTORIO
[6]BARRIOS AGUILERA, Manuel en HITOS, Francisco A. (S.J.) Ob. cit. Edición de 1993, p. XXI.
[7]HITOS, Francisco A. (S.J.) Ob. cit. (1935) p. 183
[8]HITOS, Francisco A. (S.J.) Ob. cit. (1935) p. 184
[9]HITOS, Francisco A. (S.J.) Ob. cit. (1935) p. 185
[10]HITOS, Francisco A. (S.J.) Ob. cit. (1935) p. 189

Comentarios